Renuncia a la administración de Ocin

Por Verion
27-2-2016 12:09 Etiquetas: metaocin, renuncia
Durante este primer año de Ocin he sido el administrador único y quizá cabeza visible del proyecto, y como tal he sido una de las muchas personas que han luchado por darle empuje. Quiero anunciar que renuncio con carácter inmediato a esta responsabilidad.

Los motivos que me llevan a ello es que cada vez se hace más evidente que hay una incompatibilidad entre mi carácter y lo que se espera del gestor de un proyecto como este. El mayor crecimiento de Ocin estará ligado al criterio ejecutivo de una persona más osada y emprendedora que yo. El que llevará las riendas en este caso será Rubén Delgado, en quien tengo la confianza de que estará a la altura.

Al principio de los tiempos de Ocin la administración resultaba ciertamente trabajosa, pero con el avance de los algoritmos y de la popularidad de la herramienta, la tarea de un administrador en el día a día es prácticamente inexistente. Los usuarios notarán, pues, muy poca diferencia. ¿En qué se traduce, pues, este cambio?

Ya no emitiré recordatorios de voto los domingos, aunque seguramente el propio Rubén Delgado tampoco lo haga porque no encaja en su tipo de carácter. Esta posible carga queda en manos de los usuarios que quieran compartir en sus redes sociales este recordatorio, o quizá en una funcionalidad futura.

Tampoco escribiré las reseñas del número los lunes de publicación. No sé cuánto de interesantes resultaban estas pequeñas reflexiones que realizaba, pero sin duda otros usuarios también podrán realizar sus propias reseñas y contribuir al fantástico clima que acompaña a Ocin.

No estaré en el evento de celebración de un año de ocin ni en ninguno posterior por iniciativa propia. Este evento lo organizarán el propio Rubén Delgado, Dani Yimbo, que es un usuario involucrado y ha puesto su canal a disposición, y los usuarios que quieran participar por su propia voluntad.

Los números seguirán saliendo como hasta ahora de forma ordenada y puntual. Las tareas de administración propias del día a día son, como digo, inexistentes, y en el improbable caso de que se produzcan publicaciones contrarias a la ley, Rubén Delgado obrará de forma correcta e imparcial.

Las únicas cuestiones que tienen peso peso serán las decisiones ejecutivas. Cosas como la posición de los enlaces, si se celebra o no un evento, o si en agosto los números pasan a ser quincenales o incluso desaparecer, serán decisiones que él tomará como yo tomaba antes que él, siempre escuchando a los usuarios, siguiendo el paradigma colaborativo que esta página reclama.

Es precisamente mi disconformidad con las exigencias de los usuarios lo que me lleva a tomar esta decisión. Estoy seguro de que en Rubén Delgado encontrarán ese impulso que yo no he sabido darles.